Un estudio realizado por investigadores de la UNAM descubrió que, tanto consumidores como carniceros, desconocían que el producto es de equino; alertan por carne con altos niveles de clombuterol.

CIUDAD DE MÉXICO., 02 de noviembre 2017.- Cuando come carne de res, se ha preguntado si en realidad, ¿es vaca lo que está comiendo?

Un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señala que en por lo menos cinco ciudades del país se engaña al consumidor, al venderle carne de caballo como si fuera de res, publicó hoy el diario El País.

Además de que el producto no es lo que se ofrece, también se hallaron en las muestras tomadas altos niveles de clombuterol, cuyo consumo causa daños en la salud de los seres humanos.

El clembuterol es un medicamento que se utiliza para aumentar la masa de los equinos.

El medio español, citó que la investigación fue comisionada por la organización Humane Society International (HSI), en la cual se comprobó que, de las 433 muestras de carne cruda y cocida recolectada por veterinarios, más de 40 dieron positivo a carne de caballo.

Reveló que, en el análisis efectuado en la Ciudad de México, Chicoloapan, Estado de México; Pachuca, Hidalgo; Aguascalientes, Zacatecas y Chihuahua, encontraron entre las muestras que sí eran carne de equino que 29 tenían clembuterol, no apta para la ingesta.

ALERTAN A TENER CUIDADO EN MERCADOS Y TIANGUIS

Anton Aguilar, director de HSI en México, dijo en un comunicado que es importante que los consumidores revisen lo que compran en los mercados y tianguis, ya que es posible que pudieran prácticas de mal etiquetado o etiquetado engañoso de la carne.

En el documento señala que el estudio únicamente analizó muestras para detectar la presencia de clembuterol, pero otras sustancias tóxicas pueden haber estado presentes.

Los caballos a menudo reciben múltiples sustancias químicas que se sabe que son peligrosas para los humanos, no han sido probadas en humanos o están específicamente prohibidas para su uso en animales criados para consumo humano”.

Además de los efectos sobre la salud que puede implicar el consumo de caballos no criados para ser consumidos, la industria del sacrificio de caballos suele ser cruel. Los caballos no deseados, anteriormente utilizados en carreras o como acompañantes, se venden a los exportadores que luego los transportan largas distancias, a menudo en condiciones de calor extremo, con poca o ninguna comida, agua o atención veterinaria”, precisa.

(Información Excélsior)

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Semanario Los Periodistas
Cargue Más En Nacionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Continuará el clima muy frío con heladas en varias partes del país

El Servicio Meteorológico Nacional detalla que dichas condiciones son ocasionadas por el f…