Una red de impunidad tejida desde las propias instancias gubernamentales de procurar y administrar justicia en el estado, dejó libre al presunto violador y homicida de la pequeña Valentina.

MORELIA, Mich., a 29 de agosto de 2018.- Una red de impunidad tejida desde las propias instancias gubernamentales de procurar y administrar justicia en el estado, dejó libre al presunto violador y homicida de la pequeña Valentina, de tan solo cuatro años de edad. Su madre señaló a su ex pareja sentimental –que se encuentra prófugo- pero de las autoridades, solo ha recibido cursos de tanatología para que acepte la muerte de su hija.

Familiares y vecinos de la comunidad urbana de La Aldea, de esta capital, realizaron esta mañana una manifestación a las puertas del Congreso local en demanda de justicia, primero, con la aprehensión del presunto responsable y que sea enfrentado a juicio.

La red

Un retrato cotidiano y muy común en México y otros países: afuera de un OXXO, Brenda, de 24 años de edad, conoció a Diego y al poco tiempo se fueron a vivir juntos con la pequeña Valentina. El 27 de junio, como todos los días, salió a trabajar. En un momento le avisaron que su hija estaba muy mal. La había dejado al cuidado de su pareja.

La niña fue atendida en primera instancia, en un hospital privado de la propia comunidad, pero por la gravedad y condiciones físicas en que se encontraba, dijeron a los familiares que la trasladaran al Hospital Infantil donde la internaron y a los dos días falleció. En ninguno de estos centros de salud se aplicó la NOM-046 que obliga al personal médico a dar parte al Ministerio Público ante casos de agresión sexual a menores.

Ante el diputado Ángel Cedillo, presidente de la Comisión de Justicia de la 73 Legislatura, Brenda y familiares narraron que Diego fue detenido por elementos de Seguridad Pública y presentado ante el MP. Sin embargo, pese a los señalamientos de probable responsabilidad en la violación y muerte de Valentina, fue llevado ante la jueza de control, por faltas administrativas, pagó la multa y lo dejaron en libertad. Hoy, se desconoce su paradero.

Brenda contó que a pesar de que en la Procuraduría de Justicia del estado, la Fiscalía clasificó el delito como feminicidio, a Diego lo dejaron libre, y a la fecha desconoce si siquiera se investiga la violación y asesinato de su hija. El abogado de oficio que le asignaron abandonó el caso y de la Comisión Estatal de Atención a Víctimas solo ha recibido pláticas de tanatología para que acepte la muerte de Valentina.

Eso sí, en la Procuraduría le recomendaron que no acudiera a los medios, porque violaban los derechos humanos del presunto responsable.

A lo largo de la entrevista con el diputado Ángel Cedillo, Brenda y sus familiares expusieron sus sospechas de que a Diego en todo momento lo protegieron sus relaciones. Su tío Guillermo, quien precisamente elabora las pelucas para los niños con cáncer del Hospital Infantil, su padre, Martín que es funcionario del Comité Distrital del INE en Uruapan y su madre que trabajó en la delegación de la PGR.

La familia de la pequeña Valentina exigen justicia, pero no la encuentran por ningún lado.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Semanario Los Periodistas
Cargue Más En Michoacán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Toño García, en sinergía con la CMIC para rehabilitar red carretera en Michoacán

Adquiere el compromiso de hacer gestiones ante la Cámara de Diputados. …