Pese a que laboran más de mil bibliotecarios en el estado, sólo una decena de ellos se encuentran profesionalizados, en tanto que menos de una decena son técnicos en Bibliotecología, aseguró la integrante de la Asociación Michoacana de Bibliotecarios A.C. Laura Cervantes Sánchez.

Rosalinda Cabrera Cruz.

Morelia, Mich., 20 de diciembre 2017.-Pese a que laboran más de mil bibliotecarios en el estado, sólo una decena de ellos se encuentran profesionalizados, en tanto que menos de una decena son técnicos en Bibliotecología, aseguró la integrante de la Asociación Michoacana de Bibliotecarios A.C. Laura Cervantes Sánchez.

La especialista de la AMBAC señaló que los avances científicos y tecnológicos en los que necesariamente se ve involucrado este campo de acción, exigen actualización, capacitación, investigación y profesionalización.

Consideró que se debe tratar de aprovechar la tecnología del mundo globalizado y reducir la brecha entre los informados ricos y pobres, permitiendo que todos participen de la sociedad de la información, creando una cultura de individuos con capacidad de trabajar con información, para su desarrollo personal y profesional.

Esa tarea la han asimilado bien los bibliotecarios, agregó, pero destacó que en la mayoría de esos centros de acopio librero todavía no se cuenta más que con lo indispensable.

Hizo hincapié en que la función de estos profesionales no debe ser de conservador “celoso y obsesivo del conocimiento, sino que debe cambiar hacia un encargado del tratamiento y gestión de la información”.

Consideró que los representantes de diversos centros de estudio y universidades podrían unirse al proyecto “Donación de libros para crear o fortalecer bibliotecas en el estado” a fin de beneficiar a las comunidades que menos bibliotecas tienen, apoyando sobre todo a albergues tutelares, ceresos, etc.

De la misma manera, hizo notar que en otros países se toma en cuenta a las bibliotecas y que aunque la tecnología siga avanzando, el bibliotecario no desaparecerá, porque es él quien se encarga de organizar toda la información. Dijo que las condiciones en que se encuentran las bibliotecas en el estado no son satisfactorias, porque muchas de ellas no cuentan con información de calidad y actualidad.

 

Negro Panorama

La también ex titular de la AMBAC indicó que en total en la entidad hay poco más de mil bibliotecas, pero que en su inmensa mayoría no son atendidas por profesionales, sino por personas que están interesadas en trabajar en ellas.

Consideró que el bibliotecario es un instrumento social que permite aprovechar el recurso en aras de la educación, aunque Michoacán carece de institutos que den capacitación en este sentido, siendo el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación el único que ha buscado trabajar en este sentido.

Estimó que las bibliotecas escolares y de aula enfrentan serios problemas, porque están dotadas de donaciones de padres de familia, que en la mayoría de los casos no están actualizadas y que por ello no sirven como guía para los estudiantes.

Insistió en la falta de capacitación y en que las bibliotecas cuenten con apoyo cibernético, pues el estudiante requiere de espacios para poder investigar, proponer y opinar, ya que es necesario que se impulse la educación, acción que no se cumple porque los programas de estudio son pasivos y sólo promueven el dictado; en ese sentido la biblioteca puede ayudar a que los alumnos aprendan de una manera dinámica.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Semanario Los Periodistas
Cargue Más En Michoacán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Muy buena relación con el gobernador de Michoacán: Alfonso Durazo

Al salir de una reunión cerrada con el gobernador Silvano Aureoles en Palacio de Gobierno,…