Por Óscar Tapia Campos

05 de abril 2022.- Lo peor de la Selección Mexicana de Futbol son un amplio sector de su afición y otro mayoritario de “periodistas especializados”. Estos y aquellos siempre ven muy mal panorama, muy negro y, coincidentemente, siempre se equivocan en sus pronósticos.

Y, ahora, de cara al Mundial de Qatar, no es la excepción porque esas dos mayorías ven nubarrones muy negros. Tan negros como los que veían antes y durante la eliminatoria de la Concacaf. Mas como siempre pasa, la Selección Mexicana volvió a exhibirlos, porque cerró en un primer lugar numérico compartido con Canadá, arriba de Estados Unidos.

Esos pregoneros del desastre, me refiero a la mayoría de “especialistas” y de “aficionados agoreros” hasta ven al Grupo C como el grupo de la muerte. ¡Por favor! Cuando en realidad se trata de una llave cómoda, aunque con las implicaciones propias de cualquier grupo mundialista.

Cómodo, sí, lo que no me llevará a decir que es fácil. Ninguno lo es. Pero Argentina no es ninguna potencia invencible como la quieren hacer ver y sí, en cambio, es buena selección a la que se le puede ganar, como se le ha ganado a otras selecciones como Italia, Francia y Alemania, por ejemplo.

Ah, pero esos pregoneros del desastre mexicano auguran una derrota segura ante Argentina, una victoria frente e Arabia y caída ante Polonia. Ah, pero algunos menos fatalistas piensan que se puede vencer a la de Arabia y empatar con Polonia, “pero del cuarto partido no se pasa, porque  se perderá ante Francia”.

Pamplinas, México tiene para calificar con 9 puntos y para vencer a Francia, llegar al quinto partido y hasta más. Lo tiene, claro que lo tiene, pero sus rivales no están cojos y también reúnen cualidades para derrotar al equipo mexicano.

De suyo, no me sorprendería nada si México derrota a Argentina, Polonia y Arabia, como no me causaría sorpresa que empate con los tres, así como tampoco si pierde los tres encuentros, simplemente porque los cuatro equipos son mundialistas, llegaron por derecho propio y eso los coloca ante la oportunidad de trascender en la competencia y, por el contrario, también en posibilidad de caer estrepitosamente.

Sí, lo peor de la Selección Mexicana de Futbol no son sus jugadores, ni su cuerpo técnico, sino esa multitud fatalista que siempre ve panoramas adversos, tan adversos, que si tuvieran razón, lo mejor sería no competir jamás, pero afortunadamente el Tri muchas veces ha superado los pronósticos y en varias ocasiones no lo ha logrado por imponderables del futbol como un gol de Maxi Rodríguez que le pegó al balón con el pie que nunca disparaba o un penal que no era.

En la primera ronda de los mundiales han sido eliminadas casi todas las potencias, inclusive algunas que llegaban como campeonas vigentes. No sé por qué México no pueda superar a la Selección de Argentina, que no es potencia mundial, a la de Polonia y la de Arabia. La moneda está en el aire y todo puede pasar, como pasó que Italia no vaya al Mundial de Qatar, a la que de haber calificado estarían considerando entre las que podrían campeonar. ¡pamplinas! Así sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.