Cd. de México. 28 de julio 2022.- Sin los apoyos sociales y la gestión oportuna de vacunas y los recursos hidráulicos, la sequía y las crisis sanitaria y económica habrían golpeado más duramente a las familias con menos recursos. No cabe duda de que el Gobierno de nuestro país actuó de manera responsable en esos tres rubros; sin embargo, hacen falta —entre otras acciones— ajustes a la progresividad fiscal”.


Aseguró el coordinador parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal quien consideró que, para combatir realmente la desigualdad, además de la asistencia social es necesario la creación de mecanismos efectivos de movilidad social y redistribución de la riqueza.


En un artículo publicado en un diario de circulación nacional, titulado “Pandemia, sequía y pobreza”, Monreal Ávila recordó que recientemente, el INEGI dio a conocer las tres principales causas de muerte en México durante el año 2021, siendo las afecciones cardiacas la principal, seguida de COVID-19 y diabetes mellitus, queda claro, indicó, que dos estas afecciones son prevenibles, pero están fuertemente vinculadas a la mala alimentación y la falta de activación física.


“Estos datos son una llamada de atención para las autoridades mexicanas sobre la urgencia de crear nuevos mecanismos para reducir la oferta de comida chatarra en el mercado y aumentar la de alimentos nutritivos, mediante mecanismos tan diversos como la simplificación de trámites y la reducción de tiempos para la constitución formal de una empresa; la incubación de cooperativas en zonas rurales para integrarlas a las cadenas de valor en las ciudades, o el otorgamiento de estímulos fiscales a empresas que busquen ofrecer alternativas de alimentación sustentable y accesible”, mencionó.


El también presidente de la Junta de Coordinación Política, abundó que, en otro estudio publicado por el Instituto, titulado Cuantificando la clase media en México 2010-2020, demuestra la marcada desigualdad y la pobreza no se han podido disminuir.


Incluso consideró que estos problemas se agravaron en nuestro país derivado de los efectos de la pandemia.


“De 2010 a 2020, el porcentaje de la población en la clase baja aumentó del 59.1 por ciento, al 62 por ciento; mientras que la clase alta y la clase media se redujeron, al pasar del 1.7 al 0.8 por ciento, y del 39.2 al 37.2 por ciento, respectivamente. Considerando que estas cifras se calcularon con datos prepandemia, podemos asegurar que la situación actual es todavía más alarmante”, precisó.


Por si fuera poco, dijo, la actualidad nos impone retos que hace años se venían anunciando, como la sequía y los altos niveles de estrés hídrico que viven distintas regiones de México por lo que se comprometió a acelerar los trabajos en materia legislativa para la expedición de la Ley General de Aguas.


Cabe recordar que hace unos días, Monreal Ávila presentó una propuesta de Reforma Fiscal, como parte de su proyecto de Nación 2024-2030, donde se establece la reducción del IVA y el ISR y el fortalecimiento de los sistemas y simplificación de los procesos del SAT.


También contempla acciones para fortalecer la hacienda pública local, como la modernización de los registros catastrales municipales, una reforma al artículo 115 de la Constitución Política para que la recaudación del Impuesto Predial corra cargo de los estados y no de los municipios, lo que podría generar hasta un 3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).


El proyecto establece facilidades en el pago del impuesto predial, flexibilizar los usos de suelo y vinculación con el catastro, la creación de un IVA estatal tal como sucede en países como Estados Unidos y de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.