Durante la administración de Enrique Peña Nieto el secuestro ha crecido de forma exorbitante. Este delito que daña de por vida a quien lo sufre y la familia que lo rodea aumentó en más del 95% durante el presente sexenio, según datos proporcionados por la asociación, Alto Al Secuestro.

Morelia, Michoacán a 17 de abril de 2018.- Durante la administración de Enrique Peña Nieto el secuestro ha crecido de forma exorbitante. Este delito que daña de por vida a quien lo sufre y la familia que lo rodea aumentó en más del 95% durante el presente sexenio, según datos proporcionados por la asociación, Alto Al Secuestro.

Isabel Miranda de Wallace, presidenta de esta asociación señaló que los 10 mil 898 casos reportados en el periodo señalado son la clara muestra de que la estrategia de combate al secuestro implementada por Peña Nieto, “ha sido un fracaso”.

Información de Alto Al Secuestro revela que, de diciembre de 2012 a marzo de 2018, el Estado de México es el primer sitio de incidencia de este delito con 2 mil 474 casos; luego Tamaulipas con mil 230, seguido de Veracruz con mil 146, Guerrero con 929 y luego la Ciudad de México con 807.

En el reporte publicado en enero del presente año, Alto Al Secuestro coloca a Michoacán en el octavo lugar, pero también destaca que durante los dos primeros años del gobierno de Silvano Aureoles Conejo, comparados con los dos primeros años de la administración itinerante de Fausto Vallejo, el secuestro disminuyó en un 69.6%. De 303 casos reportados durante el gobierno del priista, con Aureoles fueron reportados solo 92.
Según este reporte, en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Nayarit, Quintana Roo, Tlaxcala y Yucatán, no reportaron ninguno.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Semanario Los Periodistas
Cargue Más En Michoacán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Que Michoacán tenga suficiencia presupuestal, el reto: SAC

El Gobierno del Estado fortalece las gestiones desde todas las vertientes, para que tanto …