• Esta labor tiene un muy bajo nivel de reconocimiento social, lo que se asocia a condiciones de discriminación

Ciudad de México. 29 de marzo 2022.- El día 30 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Personas Trabajadoras del Hogar. Se trata de uno de los grupos de población que, al menos en México, continúa desarrollando sus actividades laborales en precarias condiciones, a pesar de que en los últimos años se ha reformado el marco jurídico para ampliar el conjunto de derechos que tienen asociados al trabajo que desarrollan.

Es importante también subrayar que el trabajo doméstico remunerado sigue teniendo un muy bajo nivel de reconocimiento social, lo que se asocia a condiciones de discriminación, estereotipos, y por supuesto, a bajos niveles salariales y a condiciones de explotación y, en no pocas ocasiones, de abuso y maltrato.

Las cifras

De acuerdo con el comunicado de prensa 166/22 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México hay 2.3 millones de personas de 15 años y más, que realizan trabajo doméstico; de esa suma, 88% eran mujeres y 12% hombres.

Destaca que, del total de mujeres empleadas en los hogares, 1.8 millones de llevan a cabo actividades de limpieza, así como otras actividades complementarias en los hogares que las contratan.

En otras características sociodemográficas, el Inegi estima que el promedio de edad en este grupo de trabajadoras es de 44 años: 15% de las mujeres trabajadoras del hogar tiene entre 15 y 29 años; 37% tiene de 30 a 44 años, y 38% tiene entre 45 y 59, mientras que 10% tiene 60 y más años.

El nivel educativo promedio de escolaridad de las mujeres dedicadas al trabajo doméstico remunerado es el de la secundaria, con un número promedio de 8.2 años cursados por persona. Segmentado por niveles, 5% no cuenta con ninguna escolaridad; 37% tiene estudios de primaria; 41% tiene estudios de secundaria; mientras que únicamente 7% tiene estudios de educación media y superior.

Las precarias condiciones en las que trabajan

De acuerdo con el Inegi, el 99% de las trabajadoras del hogar lo hacen sin un contrato de prestación de servicios; sólo 4% tiene acceso a servicios de salud por el trabajo que realizan y únicamente 28% tiene otro tipo de prestaciones, como aguinaldo y vacaciones pagadas.

Del total de quienes realizan trabajo doméstico remunerado, 11% se dedica al cuidad de personas con discapacidad o personas adultas mayores; 2% se dedica a planchar y lavar ropa; mientras que 1%, mayoritariamente hombres, se dedica a cocinar, cuidar jardines, cuidar o vigilar accesos a casas particulares.

Según los datos del instituto, ellas trabajan, en promedio, 30 horas a la semana; sin embargo, visto por segmentos de tiempo de ocupación, lo que se encuentra es que 42% tienen jornadas de 35 horas y más, 40% trabaja de 15 a 34 horas y 18% labora menos de 15 horas semanales. 

Para el conjunto de las trabajadoras del hogar, el ingreso promedio es de 38 pesos por hora trabajada, es decir, un ingreso semanal aproximado de mil 140 pesos, equivalente a cerca de cuatro mil 560 pesos por mes. 

Nuevamente, segmentando rangos de ingresos, se tiene que 58% percibe un salario mínimo al día, o menos; 38% tiene ingresos de entre uno y dos salarios mínimos; mientras que únicamente 4% percibe entre dos y tres salarios mínimos por el trabajo desarrollado.

Información Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.